Prueba: Hyundai i10 1.0 MPi 66 SLE, espacioso y alegre

El Hyundai i10 posee un diseño fresco y actual, destacando por un espacio interior muy bien aprovechado para sus dimensiones y por un maletero de buena capacidad relativa a su tamaño.

Inicio

1-11-exterior-hyundai-i10-2015Renovado a principios del año pasado, el Hyundai i10 es un automóvil de estética moderna en un segmento en el que las marcas no suelen arriesgar mucho estéticamente. Poco a poco parece que se va rompiendo esta tendencia y cada vez tenemos más mini-utilitarios que no parecen electrodomésticos con ruedas.

Se trata del modelo más pequeño en la gama del fabricante coreano pero respecto a su generación anterior gana en anchura y longitud, no así en altura, lo que le confiere un aspecto menos "monovolumenístico".

Su maletero no es de gran capacidad, obviamente, pero para su tamaño tiene un volumen de carga bastante aceptable y además podemos abatir los asientos traseros individualmente. El interior es bastante desenfadado y los asientos tienen parte de la tapicería en el mismo color del exterior. Eso sí, sólo viajarán cómodos cuatro ocupantes...aunque esto no debe ser problema, pues el i10 está homologado precisamente para ese mismo número de pasajeros.

Dentro de la gama tenemos dos motores gasolina disponibles y nada menos que cinco acabados, aunque no todos están disponibles para ambos motores. Con la potencia de nuestro i10 ya sabemos que viajes con cuatro personas adultas a bordo pueden ser más largos de lo deseado.

Nuestro acabado es el más alto dentro de los disponibles para el motor 1.0, pues para el motor más potente existen todavía un dos acabados más altos. De todos modos no echaremos en falta prácticamente nada (teniendo en cuenta el precio del coche).

1-03-exterior-hyundai-i10-2015

Hyundai i10

1.0 MPi 66

SLE

Lo mejor:

  • Aspecto juvenil
  • Espacio interior
  • Comportamiento

Lo mejorable

  • Equipamiento
  • Auto-centrado del volante
  • Consumos respecto al motor 1.2

Al detalle

2-01-det-exterior-hyundai-i10-2015Dos motores y cuatro acabados

Dentro de la gama tenemos dos motores gasolina disponibles y cuatro acabados, aunque no todos están disponibles para ambos motores. Con la potencia de nuestro i10 ya sabemos que viajes con cuatro personas adultas a bordo pueden ser más largos de lo deseado.

Nuestro acabado es el más alto dentro de los disponibles para el motor 1.0, pues para el motor más potente existen todavía un dos acabados más altos. De todos modos no echaremos en falta prácticamente nada (teniendo en cuenta el precio del coche).

Apariencia moderna

1-05-exterior-hyundai-i10-20151-05-exterior-hyundai-i10-20151-05-exterior-hyundai-i10-2015

En el segmento del i10 lo normal es encontrar coches cuyas líneas se aproximan a las de un monovolumen y nuestro protagonista no iba a ser menos. Eso sí, en el caso del i10 su apariencia es bastante moderna y mucho más atractiva que la anterior generación de este modelo.

Se conforma con 3,66 metros de longitud y se sitúa entre los más largos de su segmento. Respecto al i10 de primera generación el actual es más largo, más ancho y más bajo, lo que le hace parecer un poco más a un turismo convencional en su línea.

En la vista frontal destaca la gran toma de aire del paragolpes y las luces diurnas LED que enmarcan la parte superior de los antiniebla. A pesar de contar con el acabado más alto posible para nuestro motor no tenemos entre el equipamiento de serie las llantas de aleación.

5-01-maletero-hyundai-i10-2015Maletero de buena capacidad

Normalmente en los coches del segmento del i10 el maletero no suele ser una zona en la que los fabricantes presten mucha atención y nos solemos encontrar más pegas que ventajas. En el i10 su mayor virtud es la capacidad, pues con 252 litros está muy por encima de la media del segmento y se acerca ya a cotas de los utilitarios.

La parte práctica está representada por un gancho para bolsas y la correspondiente luz del maletero...y para de contar. A nivel de detalles se nota que es la zona menos cuidada del coche y no podemos conformar suelo plano cuando abatamos los asientos traseros del coche, lo que le resta practicidad.

Desde fuera el cristal no es practicable ni podemos abrirlo desde el mando a distancia, pero eso ya es algo más típico de familiares o monovolúmenes y, por supuesto, de más altas miras que nuestro Hyundai i10.

3-05-interior-hyundai-i10-2015Interior muy vistoso y práctico

Atrás queda el estilo sobrio del primer i10. En el actual el colorido toma el poder y en nuestro i10 el color exterior se traslada masivamente al interior en elementos como el salpicadero, asientos y paneles de puerta.

A pesar de estar configurado como un cinco plazas la realidad nos lleva a constatar que sólo cuatro adultos viajarán con relativa comodidad. Sorprende gustosamente el espacio interior disponible, especialmente delante, dando la sensación de estar montado realmente en un coche de más tamaño que el que refleja la ficha técnica del i10. La medida en la que más destaca delante es en la altura disponible, mientras que detrás es la anchura la que toma protagonismo.

En cuanto al acabado del i10 aquí no hay sorpresas. Se utilizan los habituales plásticos duros de cualquier coche de su segmento pero esto no significa que los materiales sean malos. Es más, las tonalidades empleadas hacen que el salpicadero luzca mejor calidad de la que realmente tiene.

En cualquier caso, sin haber abandonado los plásticos duros de la anterior generación en la actual se aprecia un salto de calidad hacia delante. Se puede decir que su calidad y ajustes están más cerca de los de un utilitario que de los de un coche de su segmento.

Los asientos presentan una sujeción correcta y a nivel de huecos el coche es realmente funcional. En la parte trasera tenemos un cofre central entre los asientos delanteros que es buen "vacía bolsillos" y en las puertas traseras tenemos un hueco para una botella de litro y medio.

En la parte delantera encontramos este mismo último hueco en sus puertas aparte de un par de posa-vasos. Especialmente útil es el hueco que tenemos frente a la palanca de cambios, con un tamaño bastante generoso que permite dejar nuestro móvil o reproductor de música portátil y que va situado justo debajo de una toma de corriente y los puertos USB y auxiliar para conectar estos dispositivos mencionados.

4-06-det-interior-hyundai-i10-2015Con lo básico

Nuestro acabado SLE es el segundo en la gama i10 y el más alto que podemos adquirir con el motor 1.0. Entre los elementos de serie encontramos airbags de cortina, asiento del conductor ajustable en altura, aire acondicionado, ESP, control de presión de neumáticos, radio MP3, ordenador de a bordo y volante regulable en altura como principales elementos.

¿Opciones? Bien, gracias. El equipamiento es cerrado, así que o lo tomas o lo dejas. Si quieres algún elemento de equipamiento que no aparezca entre la dotación de serie tendrás que irte al motor 1.2, lo que supone de entrada abonar 1.400 € más en la factura del i10.

Al detalle 2

2-04-det-exterior-hyundai-i10-2015Tres cilindros refinados

Nuestro motor es el más pequeño de la gama y cuenta con tres cilindros en su arquitectura. El avance de estos propulsores en lo que a refinamiento se refiere es  patente y cada vez se deja notar menos el típico sonido y tacto de estos motores. Al motor del i10 le sucede algo muy similar al 1.0 Ecoboost de Ford: no suena tanto a tres cilindros como otros motores y es muy silencioso en marcha.

Sus 998 cc. entregan 66 CV de potencia máxima y 5.500 rpm, con un par máximo de 94 Nm a 3.500 rpm. La arquitectura y el rendimiento que proporciona es el típico de estos motores atmosféricos de similares características técnicas, es decir, acelera de manera completamente lineal.

La caja de cambios es de cinco velocidades con unos desarrollos correctos, tan solo lastrados por un excesivo salto de marcha entre 3ª y 4ª que nos compromete algún adelantamiento o incorporaciones.

Contamos de serie con control de tracción pero prácticamente no hacen falta teniendo en cuenta la potencia que manejamos (nunca están de más, eso sí).

6-08-puesto-hyundai-i10-2015Fácil de conducir

El Hyundai i10 es un coche apto para todos los públicos por sus dimensiones y por lo fácil que es llevarlo. Encontrar la postura de conducción es fácil porque contamos con reglaje en altura del asiento y el volante, no así en profundidad en este último. Parece que a los fabricantes coreanos y japoneses no les gusta mucho poder realizar esta última operación.

La instrumentación es clara y sencilla de leer, con los tradicionales velocímetro, cuentarrevoluciones e indicadores de combustible y temperatura del motor. Para complementar a estos tenemos un indicador de marcha recomendada y un práctico ordenador de a bordo. Precisamente este último tiene sus mandos en el volante y en éste también encontraremos los de la radio, los del teléfono y los de las órdenes vocales.

La peor parte de la conducción del i10 también está relacionada con el volante, pues al soltarlo ligeramente para corregir una trazada cuenta con un excesivo auto-centrado que nos hará ser algo imprecisos en las trayectorias.

1-02-exterior-hyundai-i10-2015

Alegre dentro y fuera de la ciudad

Con su tamaño y teniendo en cuenta la visibilidad y el buen radio de giro que tiene el i10 es fácil adivinar que se maneja fácilmente en ciudad. Lo bueno es que cuando salimos de la urbe sigue también esa alegría.

A pesar de que el coche cuenta con una suspensión con tarado blando que está orientado al confort no renuncia a un comportamiento vivo en las zonas de curvas. Como comentábamos anteriormente no es un coche que tenga una potencia como para ponernos en aprietos y siempre está ahí el ESP para corregir nuestros excesos, un ESP que, por cierto, no es desconectable.

2-03-det-exterior-hyundai-i10-2015

Para tomarse las cosas con calma

Con 66 CV está claro que no podemos esperar que el i10 sea un rayo. Es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 14,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 155 km/h. Que no se nos olvide que, ante todo, estamos hablando de un coche con vocación urbana.

En cuanto a consumos se queda un poco alejado de sus rivales más frugales, habiendo registrado en nuestra prueba un consumo medio de 5,9 l/100 km, 1,2 litros por encima de lo declarado por el fabricante.

El motor 1.2 consume oficialmente sólo dos décimas más que nuestro 1.0 pero hay que valorar si merece la pena pagar los 1.400 € de diferencia. Eso sí, en esa cifra también nos llevamos más equipamiento de serie.

1-04-exterior-hyundai-i10-2015

No está solo

El Hyundai i10 tiene bastantes rivales en su segmento, empezando por su "primo", el Kia Picanto. Le siguen el Ford Ka, el Fiat Panda, el Suzuki Celero, el trío VAG (Seat Mii, Skoda Citigo y Volkswagen up!), el Renault Twingo o el Opel Adam.

Tiene una competencia fuerte y con buenos argumentos pero frente a ellos luce argumentos como su buena capacidad de maletero y su estilo desenfadado.

Detalles

Detalles en fotos

2-02-det-exterior-hyundai-i10-2015

Los dos acabados disponibles con nuestro motor 1.0 no permiten que podamos equipar llantas de aleación ligera. Nos tenemos que confirmar con tapacubos.

4-01-det-interior-hyundai-i10-2015

Este cofre se encuentra entre los asientos delanteros y permite a los ocupantes de las plazas traseras dejar algunos objetos en él

4-04-det-interior-hyundai-i10-2015

Típico de Hyundai y Kia: este hueco en la parte baja del salpicadero permite dejar tranquilamente móviles o reproductores de audio y justo encima tenemos las tomas USB y auxiliar, además de una toma de corriente para poder cargar dichos dispositivos. Muy bien pensado.

5-02-maletero-hyundai-i10-2015

Aunque pobre en detalles y acabado, en el maletero del i10 tenemos luz y ganchos para bolsas

6-05-puesto-hyundai-i10-2015

El disponer de un volante con mandos para la radio y el teléfono es un detalle que no se prodiga mucho en el segmento del i10

6-07-puesto-hyundai-i10-2015

El cuadro de instrumentos es simple pero de buena y clara lectura, disponiendo además de un ordenador de a bordo e indicador de marcha recomendada

 

Promociones