Prueba: Ford S-Max 2.0 TDCi 180 Aut. Titanium, para familias con mucho ritmo

Ya era la característica quizá más sorprendente de la anterior (primera) generación del S-Max pero en esta segunda se mantiene el dinamismo en carretera como una de sus principales virtudes, sin olvidar tampoco el mimo que ofrece a los ocupantes de cualquiera de sus siete plazas

Resumen

1-02-Exterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Nos encontramos ante la segunda generación del S-Max, que sigue siendo la opción más deportiva de su casi gemelo Galaxy. A nivel estético no ha supuesto una gran revolución estética y fundamentalmente el cambio más notable se encuentra en su frontal, que se asemeja al diseño actual de la marca.

Con una longitud de 4,80 metros es uno de los monovolúmenes más largos del mercado y está homologado para siete ocupantes. Lo bueno es que estos siete ocupantes pueden viajar con bastante buena comodidad, aunque los de la tercera fila tengan un poco menos de espacio para las piernas que el resto. El maletero tiene bastante buena capacidad configurado como cinco plazas y resulta muy cuadrado en sus formas, lo que lo hace bastante aprovechable. Incluso con siete plazas todavía cuenta con un espacio aceptable para un par de maletas.

Su motor de 180 CV es la opción intermedia de la gama y nos parece la más interesante por prestaciones. Está disponible con cambio manual también e incluso con tracción total, algo que lo hace muy apetecible si vivimos en zonas en las que el firme no siempre está seco o si circulamos por caminos con buen firme. La caja de cambios Powershift de doble embrague combina bien con un coche con orientación familiar.

El acabado Titanium es el más alto de la gama y cuenta de serie con un equipo muy interesante, siempre completable a base de opciones. Si nuestros requerimientos no son muy altos el acabado Trend presenta también un equipamiento razonable pero con nuestro motor no podemos acceder a él.

Cuando se trata de rodar por carretera el S-Max sigue siendo uno de los monovolúmenes más ágiles del mercado, con un comportamiento bastante deportivo pero que no renuncia en cualquier momento al confort.

1-02-Exterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Ford S-Max

2.0 TDCi 180 Aut.

Titanium

Lo mejor:

  • Comportamiento
  • Equipamiento
  • Espacio interior

Lo mejorable

  • Manejo de funciones
  • Consumo
  • Exceso de botones en el volante

Ficha de gama Ficha de gama Ford S-Max

En estático

2-01-Exterior-detalle-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Muchos acabados y motores pero no tantas versiones finales.

Toda la gama S-Max, como viene sucediendo en muchas marcas ya en los últimos tiempos, está compuesta íntegramente por propulsores turboalimentados. Contamos con seis mecánicas, dos de ellas propulsadas por gasolina y cuatro por gasoleo.

Las que se alimentan de gasolina parten del motor 1.6 Ecoboost de 160 CV y acaban en el 2.0 Ecoboost de 240 CV que ya conocemos de otros modelos de la marca del óvalo, como el Focus ST. Las que mayores ventas acapararán son las mecánicas diesel y por ello encontramos mayor variedad de potencias. Todas parten de un bloque 2.0 con potencias de 120, 150, 180 y 210 CV, esta última con doble sobrealimentación. Existe una versión con tracción a las cuatro ruedas con la mecánica diesel 2.0 TDCi de 150 CV.

En cuanto acabados la cosa es más sencilla, pues sólo existen el nivel básico Trend y el más equipado Titanium. El acabado Trend está disponible en el motor 1.6 Ecoboost y en los diesel de 120 y 150 CV pero en este último propulsor no lo está en las versiones con tracción a las cuatro ruedas, mientras que el acabado Titanium está disponible en todos los motores a excepción del menos potente de los diesel.

Todas las cajas de cambio son de seis velocidades, tanto manuales como automáticas, pero esta última transmisión es la única opción para las variantes más potentes de cada tipo de combustible y opcional para los 2.0 TDCi de 150 y 180 CV.

Tras toda esta amalgama de datos se puede pensar que son muchas las versiones disponibles, pero si juntamos todos los condicionantes que te acabamos de explicar verás que sale una gama de sólo 13 versiones de S-Max.

Parecido al Ford Gálaxy.

Exterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pExterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pExterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

El S-Max es el monovolumen más grande de Ford y, al igual que en sus anteriores generaciones, se puede decir que es la versión deportiva del Ford Galaxy. Las líneas del S-Max son prácticamente iguales que las del Galaxy pero frente a este último aporta un pequeño plus de trazos más deportivos, aunque en el fondo son el mismo coche pero con trajes ligeramente diferentes.

Tiene un tamaño de 4,80 metros y es ligeramente más largo que su antecesor, concretamente 3 centímetros. Si nos fijamos detenidamente podemos diferenciar al S-Max del Galaxy en que nuestro S-Max es más bajo y la línea del maletero cae hacia abajo, mientras que en el Galaxy es prácticamente recta. Además los pasos de rueda están ligeramente más abultados que en el Galaxy.

Si miramos la parte trasera es donde encontramos más diferencias, pues el cristal es más bajo y el portón es de una sola pieza, no dos como en el Galaxy. Un detalle que remarca su deportividad frente a éste y también es una gran diferencia, pues en el Galaxy las terminaciones de los escapes van ocultas y en el S-Max van a la vista enmarcando un difusor. Por delante la mayor diferencia la vemos en la parte inferior del paragolpes, con diseños diferentes porque el tamaño de los antinieblas también lo es, siendo redondos y pequeños en el S-Max y grandes y alargados en el Galaxy.

Los detalles elegantes no se olvidan en el S-Max a pesar de su vocación deportiva, pues encontramos cromados en las láminas de la rejilla frontal y enmarcando todo el contorno de las ventanillas laterales. Las llantas de aleación de nuestra unidad de pruebas son de 18" y de un deportivo diseño con cinco radios. Lo que pudiera parecer una exageración de tamaño de las llantas no lo es, pues si fueran más pequeñas deslucirían bastante el aspecto exterior del S-Max. Es por eso que recomendamos la elección de las llantas en 18" en vez de las de serie en 17".

7 plazas para viajar.

3-10-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p3-10-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p3-10-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Hay veces que algún monovolumen de su tamaño no cuenta con siete plazas realmente aprovechables por personas adultas, pero este no es el caso del S-Max. Cualquier adulto de talla media se sentirá cómodo en alguno de los asientos del coche y tan sólo podrán quejarse los pasajeros de la tercera fila de asientos si los de la fila central van situados en su posición más retrasada.

Los acabados han mejorado mucho respecto a la anterior generación del S-Max en todos los sentidos, puesto que la calidad que se ve y se toca es superior. Esto se nota en detalles como el enmoquetado de la guantera o el tacto de los plásticos blandos del salpicadero. Resulta curioso observar como las salidas de aireación de las filas traseras van situadas en el techo, tipo avión.

Los asientos de las dos últimas filas cuentan con un sistema de plegado de los mismos mediante unos botones situados en la parte izquierda del maletero, con lo que realizar dicha maniobra es pan comido. Volver a colocar el respaldo en su posición original no requiere gran esfuerzo: en la segunda fila se trata de accionar el tirador que va colocado en la parte superior de los respaldos y en los de la fila trasera sólo hay que tirar de ellos mediante la cincha que queda visible.

3-01-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pDentro del S-Max los protagonistas también son los ocupantes de estas dos últimas filas por los detalles que hay a disposición de ellos. Aunque algunos son opcionales tenemos salidas de aireación y un posavasos para los ocupantes de la tercera fila, mientras que los que más mimados van son los de la fila central. Ellos tienen cortinillas en las ventanillas, bandejas en los respaldos de los asientos delanteros, tomas de corriente de mechero y un enchufe tradicional, mandos independientes de climatización y un hueco para dejar cosas en la consola que hay entre los asientos delanteros. Que tampoco se nos olvide que además hay un par de ganchos para poder colgar prendas de ropa en su percha a la altura de las ventanillas de las puertas traseras.

3-01-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pEso sí, los asientos delanteros son los que más comodidades presentan, pues su sujección lateral es manifiestamente más alta que la del resto y cuentan con reglaje eléctrico en todas las dimensiones, incluidos los reglajes lumbar y dorsal, con memoria de tres posiciones para el del conductor.

Aunque ya hemos dicho que los mejor tratados son los pasajeros de la fila central los de la parte delantera tampoco van tan mal servidos gracias a los dos posavasos que hay a la altura del túnel central y al gran hueco que hay justo detrás de estos, muy profundo y con toma de corriente de 12 voltios. También se cuenta con un espejo central para controlar a las "fieras" de las filas traseras y un práctico portagafas que se sitúan en la zona del plafón de luz delantero.

Hasta 2.200 litros con cómodos abatimientos.

5-01-maletero Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p5-01-maletero Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p5-01-maletero Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Con una capacidad de 700 litros nos podemos imaginar que podemos cargar casi cualquier cosa sin ningún problema. Ahora bien, esa capacidad tiene "trampa", pues está medida con la tercera fila de asientos escondida, pues con los asientos de esta tercera fila levantados la capacidad es inferior, como es lógico. Eso sí, también tenemos el otro punto de vista si abatimos también la fila central de asientos, en cuyo caso ya nos vamos hasta unos nada despreciables 2.200 litros de capacidad, una cifra muy poco abordable para un monovolúmen de nuestro mercado.

5-04-maletero Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pYa que hablamos de los abatimientos estos se realizan de una forma muy sencilla: tan sólo hay que pulsar el botón del respaldo que queremos abatir. Estos pulsadores van alojados en el lateral izquierdo del maletero y al abatirlos se conforma un suelo plano sin necesidad de realizar ninguna maniobra adicional. Devolverlos a su posición original tampoco requiere complicadas operaciones ni esfuerzos: para los de la fila central tendremos que accionar un tirador situado en su parte superior y en los de la última fila tan sólo habrá que tirar de ellos mediante unas cinchas adheridas a los respaldos; eso sí, esta maniobra habrá que realizarla desde el maletero.

Un pequeño fallo (en un coche como este) es que sólo tenemos un gancho para bolsas y lo normal es ir a la compra y salir con más de una bolsa, y si tenemos este coche es porque nuestra familia probablemente no sea escasa. Afortunadamente hay otros detalles que no se han descuidado y contamos con una red para sujetar la carga y un hueco con tapa bastante capaz que es ideal para llevar dicha red o los típicos elementos que tenemos que llevar en el coche (triángulos, chalecos reflectantes, kit reparapinchazos, etc.).

Un buen detalle a nivel de comodidad es que podemos abrir el maletero de forma remota desde el puesto del conductor y encima su apertura es motorizada. Para rizar el rizo habría sido perfecto que se pudiera abrir con el gesto de pasar el pie por debajo del paragolpes, con lo práctico que es cuando llevamos las manos ocupadas.

6-14-puesto Ford 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pEquipamiento más que suficiente.

El acabado Titanium es el más alto disponible- y el único con este motor - y en él tenemos llantas de aleación ligera de 17", retrovisores térmicos plegables y con memoria, climatizador bi-zona, asientos delanteros con reglaje eléctrico y calefactables, control de crucero con limitador, asistente de arranque en pendiente, freno de estacionamiento eléctrico, 9 airbags, sensores de lluvia y luces, control automático de luces largas, sensores de aparcamiento y asistente de mantenimiento de carril como equipamiento destacable.

Como se puede observar la mayoría de sus compradores no necesitarán añadir nada más a un coche que viene de serie bastante bien equipado, pero nosotros recomendamos echar un vistazo a los paquetes Tech Premium y HiFi Luxury, que ofrecen elementos interesantes que merecen la pena incluir en el S-Max.

Dinámica

2-05-Exterior-detalle-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p180 cv para tirar de mucha masa.

El motor de nuestro S-Max es el segundo más potente de la gama y se trata de un 2 litros de cilindrada con 180 CV que se obtienen a 3.500 rpm. y un par máximo de 400 Nm. a 2.000 rpm.

Para ello contamos además con una caja de cambios automática de seis relaciones (también se puede adquirir con cambio manual con idéntico número de relaciones) con unos desarrollos algo largos pero que casan correctamente con el enfoque de este coche. Además contamos con levas para cambiar nosotros manualmente pero son pequeñas aunque fijas.

La suspensión quizá no case con el enfoque del coche pero nos explicamos: siempre se muestra correcto a la hora de circular con la familia pero si buscamos las cosquillas en carreteras con curvas se encuentra en su salsa. Más adelante lo explicamos.

3-09-Interior Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Casi como una berlina.

El puesto no es tan elevado como en otros monovolúmenes, es casi como el de una berlina normal, y por espacio para el conductor no va a ser, pues no vamos a tener problemas en cualquiera de las dimensiones y el agobio no existe. Además contamos con reglajes eléctricos para el asiento conductor de serie, incluyendo reglaje lumbar.

El cuadro de instrumentos es digital pero las grafías no lo son, con lo cual encontramos un cuadro "mixto". El velocímetro es algo optimista al estar graduado hasta 260 km/h y dentro de él encontramos la información del combustible y una representación gráfica de la información de los sensores de aparcamiento. A su lado izquierdo tenemos el cuentarrevoluciones con el indicador de la temperatura del motor y el ordenador de a bordo. Entre ambos indicadores encontramos el espacio reservado al indicador multifunción que, entre otras indicaciones, nos ofrece la información del navegador, brújula o la información del equipo de sonido.

6-10-puesto Ford 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

En el volante tenemos bastantes botones que nos permiten manejar el ordenador, el control de crucero/limitador, el equipo de sonido y el teléfono. Son demasiados botones y muchas veces el manejo del ordenador y de las funciones del coche resulta lioso. Al lado de la palanca de cambio tenemos el botón para activar el freno de mano, el asistente de aparcamiento, el Start/Stop y los sensores de aparcamiento.

En marcha el motor responde bien en cualquier circunstancia, pues tenemos unas cifras par y potencia que permiten que el coche no se muestre escaso de respuesta, salvo que vayamos cargados con siete personas y equipaje, en cuyo caso su respuesta sí se verá mermada pero no a niveles que hagan de este S-Max  un coche lento. El cambio es de doble embrague y su velocidad en los cambios es bastante correcta, pero sin llegar (por poco) a los niveles de un DSG. En cualquier caso, lo que importa en la práctica es que es un coche cómodo a la hora de conducirlo y que además resulta silencioso en marcha.

1-01-Exterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Comportamiento:

Sus dimensiones tienen su contrapartida a la hora de manejarse por la ciudad, pues a la hora de meterse en calles estrechas tendremos que ir muy pendientes de no rozar con otros coches u otros elementos callejeros. Eso sí, todo ello no priva de que no rodemos con mucho confort, ayudado además por una caja de cambios automática y lo cómodo que es no tener que ir pisando el embrague constantemente.

Fuera de la ciudad es un coche tan familiar como cualquier otro monovolumen. pero si le buscamos las cosquillas se las encontramos, y lo mejor de todo es que no se arruga. Para mentira que un monovolumen de su tamaño y peso pueda tener un paso por curva tan estable como el que tiene el S-Max, y encima contiene muy bien las inercias. No es que este al nivel de un Focus ST como el que ya hemos probado recientemente, por supuesto, pero si nos gusta la deportividad en un monovolumen estamos ante uno de los más deportivos del segmento, sino el más. Todo esto sin olvidarnos que llevamos un coche de 1.734 kg. en orden de marcha y lo que ello supone.

2-04-Exterior-detalle-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-pPrestaciones y consumos:

Con sus 180 CV el S-Max puede alcanzar una velocidad máxima de 208 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h, suficientes para moverse con soltura en prácticamente cualquier situación.

En lo referente a consumos se superan los homologados de largo. No estamos diciendo con esto que nuestro S-Max sea un pozo sin fondo a la hora de circular, pero las cifras oficiales se quedan "escasas" a la hora de la verdad. En nuestra prueba obtuvimos un consumo medio de 7 l/100 km. y si nos dedicamos a rodar por la ciudad subirá a 9 l/100 km. Si por el contrario rodamos fundamentalmente por carretera lo normal será andar en torno a 6,5 l/100 km, una cifra bastante abordable, pero lejos de los 4,9 oficiales.

1-09-Exterior-Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Competencia:

Ahora mismo sus principales rivales los encontramos en los "primos" del grupo VAG: el Seat Alhambra y el Volkswagen Sharan, con los cuales compartió orígenes su hermano Galaxy. Nuestro S-Max es un poco menos potente pero a la vez es más asequible y su equipamiento es mejor que el del dúo VAG.

Donde sí superan al S-Max es en lo referente a prestaciones y en el espacio para el maletero, donde estos si que tienen verdaderas cavernas por maletero y se muestran más briosos con un motor ligeramente más potente.

Detalles en fotos

Detalles en fotos

4-03-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Consola trasera para el climatizador de tres zonas, en opción

4-04-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Bajo el piso de las plazas de la fila central encontramos las herramientas para cambiar una rueda, pues en el piso del maletero se encuentran los asientos de la tercera fila

4-14-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Cofre central, bastante capaz y con una toma de corriente adicional para ir cargando cualquier aparato electrónico

4-15-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

El equipo Sony forma parte del equipamiento de serie, mejorable en opción con el Pack HiFi Luxury. Recomendado para los más melómanos.

4-16-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Espejito para vigilar al personal de atrás, barato y práctico.

4-19-Interior-detalle Ford S-Max 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

El techo panorámico es casi una opción "obligada" en un vehículo tan familiar y lúdico. Además su extensión es bastante notable y los pasajeros de las dos filas traseras de asientos son los que más lo disfrutarán.
6-15-puesto Ford 20-TDCi 180-Aut Prueba-2016-p

Los mandos del climatizador están bajo la pantalla táctil, y sus menús correspondientes.

Promociones