Baterías de Grafeno, tecnología española que puede revolucionar el sector

Son un 40% más compactas, un 75% más ligeras y admiten una densidad de almacenaje 5 veces mayor que las actuales de ion-litio · El Grafenano es una estructura molecular del grafito, un material abundante y barato

La empresa española Grabat, presentó ayer en Madrid sus nuevas baterías de Grafeno, una tecnología desarrollada en España y que promete ser el futuro inminente de las baterías para todo uso. Dadas sus propiedades de carga, duración y densidad, pero sobre todo de velocidad de recarga, significan un gran avance sobre las actuales de ion-litio y permitirán más autonomía y una recarga en segundos.

Aplicadas a la automoción estas baterías permiten, en el mismo espacio y con menos peso, disponer de una mayor carga de energía que acabaría con las rácanas autonomías de los coches eléctricos actuales. Según el fabricante, la compañía española, el coste sería parecido a las actuales y la autonomía muy superior.

logo-grabatLa nueva tecnología permite aplicar el Grafeno en baterías que podrían sustituir en muy poco tiempo a las actuales baterías de ión-litio.

Las baterías de grafeno presentan características físicas y químicas excepcionales, destacando su bajo peso y volumen para la misma cantidad de energía que una batería de ión-litio, así como un tiempo de vida mucho mayor incluso a velocidades de carga y descarga muy elevadas.

Comparando una batería de ión-litio convencional con una de grafeno de la misma capacidad de almacenamiento, ésta presenta un volumen un 40% menor y un peso un 75% menor, pudiendo ser descargada y cargada a velocidades 20 veces superiores y con un tiempo de vida considerablemente mayor.

Se acabaron las autonomías rácanas.

Los coches eléctricos tendrán pronto una autonomía similar a los coches con motor de combustión, el problema ya no será la cantidad de carga de la batería, puesto que con el mismo coste y en el mismo espacio en el coche, tenemos una autonomía 4 ó 5 veces superior. El problema sería ahora el tiempo de recarga desde una toma doméstica, pero se puede aprovechar el tiempo de recarga de las nuevas baterías que es 20 veces mayor.

Pero está todo pensado. Grabat no solo fabricará baterías de coches, sino que entre sus múltiples productos ofrecerá equipos domésticos que podrán almacenar cantidad de electricidad en horas valle de la red comercial, o de fuentes renovables, para pasar su carga al coche en segundos.

Sï, en segundos, porque otra de las cualidades de estas baterías es que su velocidad de recarga es de 100C, traducido a lenguaje común, las baterías de grafeno pueden recargarse al 100% en muy poco tiempo siempre que la fuente de energía sea lo suficientemente potente (intensidad), esa potencia está cuantificada en watios y amperios. En una casa normal a 230 v nunca podríamos lograr esa intensidad, ya que para lograr la potencia suficiente necesitaríamos cientos de amperios (En una casa lo normal de una fase está entre 15 y 30A). Pero sí en una toma industrial, o desde estos acumuladores domésticos que podrían soltar la carga en muy pocos minutos.

Para entendernos con un simil en agua. Digamos que tenemos que llenar un gran depósito de agua de varios metros cúbicos desde el grifo de casa, tardaríamos muchas horas. Si ese agua tenemos que trasportarla en una cisterna el vehículo estaría ese tiempo parado. Pero si tenemos un depósito en casa que vaya llenando un acumulador al menos del tamaño de la cisterna en la que la vamos a transportar podríamos hacerlo con una toma de un palmo de ancha en pocos segundos. 

Esto es lo que ahora se puede plantear debido a la gran velocidad de carga de estas baterías. Este sistema llevado a tomas de recarga públicas haría que los coches electricos repostasen en un tiempo incluso inferior a los actuales de combustibles fósiles.

Para finales de año.

Grabat está trabajando con el socio chino Chint, en la construcción de una fábrica en España, exactamente en la localidad de Yecla, donde ya existe una línea de producción de componentes. Esta planta de fabricación murciana tendrá muchas más líneas para producir los diferentes productos que demande el mercado. China también tendrá la suya en lo que supone una gran fuente de exportación de tecnología española.

Grabat ya tiene acuerdos con distintos grupos automovilísticos para facilitarles baterías, y su producción se ajustará a la demanda según modelos, aunque también producirá para otros campos, desde equipos móviles, drones o aviación. Los primeros productos podrán estar disponibles antes de que acabe el año.

Más resistentes y seguras.

El Graphenano, que es el material de estas baterías, es un material más flexible, hasta 1.000 veces más conductible que el cobre, 200 veces más fuerte que el acero estructural y barato en su origen, esto entre otras propiedades más.

Las baterías de grafeno son altamente moldeables porque el material va en capas ultrafinas en su interior, su duración es superior con lo que en uso en marcapasos el periodo de sustitución de la batería que es de 8 años, pasaría a ser mucho mayor. En los coches aumentaría esa forntera de 5 años en la que el rendimiento baja y en caso de accidente es una batería que igualmente a las de litio no explota ni se incendia, y en caso de cortocircuito después puede seguir funcionando e incluso admitiendo recarga.

Con estas bases tenemos delante un gran futuro con tecnología española, desarrollada en colaboración con la Universidad de Córdoba y producida en colaboración con la multinacional China Chint, pero con una planta de producción en Yecla, la localidad de nacimiento del Director General de Grabat, Martín Martinez que impuso a los socios chinos que la primera planta se quedara en casa.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Promociones