Volkswagen Golf R-Touch, fuera botones

El manejo de los equipos y sistemas por gestos y pantallas téctiles terminarán con los botones en los automóviles · Con la tecnología del Gol R-Touch es ya posible mover un asiento sin tocarlo

Vokswagen ha puesto a trabajar a un equipo multidisciplinar de diseñadores y especialistas en ergonomía y electrónica para diseñar un coche que apenas tenga botones. El modelo que sirve como piloto de esta tecnología es el Volkswagen Golf R Touch. Con pantallas táctiles, grandes displays y sensores de movimiento que junto a una cámara interior "lee" los movimientos de las manos.

En la parte central del salpicadero se encuenta una gran pantalla táctil y de alta resolución, debajo de ella otra más pequeña igualmente táctil y tras el volante un tercer display que hace las funciones de cuadro de mandos, pero que es configurable en cuanto a la presentación de la información y aspecto.

La primera pantalla, la más grande es para los equipos de entretenimiento y navegación, mezcla las tecnologías que se usan en los teléfonos móviles con la de detección de gestos, con sensores de proximidad, pudiendo configurarse de muchas maneras, trabajando en ventanas, como en un ordenador y con la llema de uno, dos o tres dedos como los pad de los portátiles.

La pantalla inferior es la de los sistemas del vehículo, como climatización, ordenador de viaje, sistemas de conducción, etc... 

Tras el volante, como ya ocurre en algunos modelos actuales, el cuadro de mandos es digital, una pantalla de alta resolución nos permite programar lo que queremos ver y cómo queremos verlo, en distintas configuraciones, manteniendo eso sí ciertas informaciones fijas en la base de la pantalla.

Pero todo esto, aunque sea de una forma más o menos compleja ya está en los coches actuales, los propios coches del grupo Volkswagen ya tienen una pantalla táctil que abre menús con la proximidad de la mano. Ahora la nueva tecnología es la de gestos.

A través de sensores de proximidad y una cámara interior se pueden "leer" los movimientos de la mano y actuar sobre ciertos elementos del coche, como asientos, techo, o ventanillas. El lenguaje gestual exige un código, para que no podamos involuntariamente tocar nada.

Abriendo la mano extendiendo los dedos por ejemplo el sistema "despierta" y tenemos un tiempo para acercarnos al supuesto mando virtual, el sistema detecta el movimiento basado en nuestro dedo extendido y con el solo hecho de desplazarlos hacia atrás en el mando virtual del techo, éste se abriría. En los asientos sin tocarlos, solo introduciendo la mano en su espacio lateral podríamos moverlos, y todo ello con información en la pantalla correspondiente para asegurarnos la correcta operación.

El lenguaje del dedo es sencillo, al aproximarlo el correspondiente botón virtual se activa y con un movimiento seco hacia el frente, como imitando la pulsación del interruptor, el sistema detecta una pulsación y ejecuta la orden correspondiente al mando específico de cada elemento. Para las pantallas táctiles un dedo controla el volumen de audio; con dos dedos, el volumen de navegación; y con tres, el volumen del teléfono.

El coche así no necesita botones, y el prototipo de Volkswagen Golf, está casi carente de ellos.

Tanto los colores de fondo de las pantallas como la iluminación ambiental pueden programarse con una paleta de 24 bits, 16,7 millones de colores en las pantallas táctiles frontales.

Esta tecnología de gestos y táctil, se acompaña también de otras de sonido. Para hacer esto se dispone de unos elementos reproductores de tonos bajos, denominados "bass shakers", en los asientos que hacen más intenso este sonido, que podría combinarse con programas de conducción para hacer mas sensible el audio del motor.

golf-r-touch

Artículos relacionados (por etiqueta)

Promociones